10 Junio, 2024

REHABILITACIÓN CARDIACA: LA PERSONALIZACIÓN COMO MÉTODO

La Rehabilitación Cardíaca (RC) se instauró en el año 1960 como una serie de acciones coordinadas para minimizar el impacto de las enfermedades cardiovasculares (CV) en la sociedad. Con una evidencia solvente, la RC ha mostrado una reducción en la tasa de mortalidad, las readmisiones hospitalarias y los costes sanitarios, así como una mejoría sustancial en la capacidad física, la calidad de vida y el bienestar psicosocial del paciente.

A pesar de la reducción en la mortalidad, las enfermedades CV continúan siendo la primera causa de muerte en el mundo. Es más, hasta una de cada cinco personas hospitalizadas por infarto de miocardio (IM) vuelve a sufrir otro IM o un ictus durante el primer año. Es por ello, que los programas de RC deben cumplir con unos requisitos mínimos que garanticen la seguridad y la excelencia en la educación y en la práctica de un conjunto de acciones para la mejora de la enfermedad CV y sus comorbilidades asociadas.

El programa de RC de la clínica TDN se apoya en las guías de la Sociedad Europea de Cardiología Preventiva y el paciente es acompañado por especialistas en el área, que participan activamente en investigación clínica y docencia. Los primeros pasos le dirigirán al servicio de Cardiología, donde el Dr. Azcárate revisará su historia clínica, el ajuste y el control de su medicación, evaluará sus factores de riesgo CV y le realizará una serie de pruebas para valorar la función de su corazón (electrocardiograma y ecocardiograma).

A continuación, Marisa Martínez Zazo, especialista en medicina de la actividad física y del deporte, analizará su composición corporal y su calidad muscular mediante técnicas avanzadas de bioimpedancia y ecografía. Llegó la hora subirse a la cinta o al cicloergómetro y caminar o pedalear hasta el agotamiento para medir la respuesta de su sistema cardiopulmonar al esfuerzo físico, observar si hay isquemia y ajustar unas zonas de intensidad del ejercicio seguras y óptimas para cada paciente. Una vez estratificado el riesgo CV del paciente, trascurrirá por una serie de consultas con cardiología, nutrición y psicología con el fin de educar al paciente en su gestión alimenticia, psico-emocional, control de la medicación y factores de riesgo.

Bueno, ¿y cuando empezamos a entrenar? Una vez realizada la prueba de esfuerzo, y en paralelo a la educación y control de los factores de riesgo, comenzaremos a entrenar. Pero… ¿Cuánta actividad física y qué ejercicios puedo hacer? ¿Hasta que intensidad puedo llegar? En TDN hacemos una valoración funcional inicial (postura y calidad del movimiento mediante sensores inerciales, medición del rango articular y la rigidez muscular, equilibrio, fuerza de empuñadura de los músculos estabilizadores del tronco, empuje de brazos y piernas...) y cada tres meses, con el fin de individualizar el programa de entrenamiento a las necesidades y posibilidades de cada paciente, además de evaluar su progreso. A través de una aplicación móvil recibirá los ejercicios pautados para realizarlos en la propia clínica tanto en formato presencial (sesiones individuales o grupales supervisadas por especialistas en ejercicio físico), como a distancia.


  • Dibujos de la ilustración: Manuel Álvarez.
  • Autor: Erreka Gil Rey. Dr. en CAFyD y profesor en la Universidad de Deusto. Rehabilitador en la Clínica TDN.