20 Agosto, 2020

EL DEPORTE DE ÉLITE CONFÍA EN LA CONSULTA AZCÁRATE

Ilustración: Manuel Álvarez 

Siempre he defendido la trascendencia de realizar una revisión médica a fondo antes de que se inicien las pretemporadas en el deporte profesional. Hace ya unas semanas que un equipo de élite, concretamente el club ciclista Team Caja Rural RGA, confió en nosotros para superar el reconocimiento médico completo previo a la competición. Ha habido otros deportistas antes y espero que vengan más, los servicios médicos de los clubes son conscientes de la importancia de practicar una revisión cardiológica a fondo. Para un diagnóstico precoz, es preciso desarrollar un estudio estructurado y orientado a cada paciente.

El principal objetivo no es otro que la prevención, pero es clave diferenciar según la disciplina deportiva que practica y en qué grado de entrenamiento se encuentra el deportista. El preámbulo se ciñe al historial clínico para, posteriormente, proceder a la realización de diversas pruebas eficaces -tantas como sean necesarias-.


A día de hoy es cada vez más evidente que deben realizarse chequeos cardiacos a los deportistas profesionales, con el objetivo de realizar una detección precoz de enfermedades en la que practicar deporte pueda significar un riesgo debido al incremento del esfuerzo. Gracias a los equipos ecocardiográficos de los que disponemos, estos estudios se pueden realizar en los mismos lugares de concentración de los equipos profesionales. Este factor no es casual ya que disminuye aún más la posibilidad de contagios por COVID19, siempre que los profesionales sanitarios y los equipos tomen unas medidas de protección adecuada -el grupo de deportistas continúa en su ‘burbuja’ para minimizar el peligro de contagio. Este año, a pesar de la pandemia, he podido atender a múltiples profesionales de élite a domicilio, en mi consulta o en sus lugares de concentración.

Ilustración: Manuel Álvarez